ACAPULCO, Gro. 14 de julio de 2014.- Familiares y amigos del empleado del centro social Tropicana, Lauro Salinas Nava, quien cumplió hoy una semana de protestas, marcharon por la zona turística para insistir en su demanda al gobernador Ángel Aguirre Rivero para que se le dé una indemnización justa para que retire su inconformidad.

El contingente de unas 20 personas, salió en caminata del inmueble que desde hace cinco años se mantiene cerrado y en huelga, para recorrer la costera Miguel Alemán y luego efectuar un mitin al píe del kiosco del zócalo de la ciudad donde con pancartas en mano ratificaron su demanda a las autoridades.

Salinas Nava, quien en la semana pasada realizó dos días de ayuno, se encadenó al exterior del centro social, luego hizo lo propio en el asta bandera y sus familiares hicieron volanteo en distintas avenidas de la ciudad, reiteró que solo exige un pago justo por los años laborados en el centro social.

Al concluir su movilización, los amigos y familiares del empleado en huelga, retornaron caminando al Tropicana donde dijeron se mantendrán hasta que les den solución las autoridades.