ACAPULCO, Gro., 13 de noviembre de 2021.- “La pandemia puso en la agenda internacional cuánto dependen los servicios de salud de las mujeres. En todos los países se hizo visible por primera vez que 70% de los servicios de salud del mundo están en manos de las mujeres; no los puestos directivos, sino la ejecución”, menciona Gasman al citar el dato de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El papel esencial de las mujeres no sólo es en el sector salud sino en “todo lo que tiene que ver con el sustento de la vida”: educación, hogares y trabajo de cuidados, el cual no es reconocido, está mal distribuido y mal pagado, expone Gasman en entrevista.

A nivel mundial, la carga de trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que realizan las mujeres es 2.6 veces mayor que la que asumen los hombres, mientras que en la región asciende a más del triple del tiempo que ellos dedican, señala el informe de ONU Mujeres Hacer las promesas realidad: La igualdad de género en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Nadine Gasman afirma que la crisis sanitaria derivada del COVID-19 evidenció esta desigualdad y que “resulta mucho más fácil hablar en este momento de sistemas de cuidados de lo que ha sido en los últimos 30 años, porque por primera vez en la historia reciente, hombres y mujeres se enfrentaron a la necesidad urgente de cuidados en todos los ámbitos”.

La titular del Inmujeres también reflexiona sobre la participación política de las mujeres en la pandemia y el papel destacado de las jefas de Estado al enfrentarla. “La política hecha en clave feminista es diferente […] Un mundo donde nos reconocemos, actuamos, hacemos políticas e invertimos para la igualdad es un mundo que nos conviene a todas y todos”.Producción y postproducción: Celsa Calderoni y José Miguel Barberena