CIUDAD DE MÉXICO, 14 de noviembre de 2019.- Un grupo de siete padres de menores con cáncer, pacientes del Hospital Infantil de México Federico Gómez, convocaron a un movimiento social nacional en defensa de la salud popular, luego de la aprobación del dictamen que crea el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), sustituto del programa que atiende a personas sin seguridad social.

A los civiles se les permitió el ingreso al palco del Salón de Plenos de la Cámara de Senadores para presenciar toda la discusión del proyecto de decreto que reforma la Ley General de Salud, y la Ley de los Institutos Nacionales de Salud. Sin embargo, tras la aprobación del dictamen se dijeron decepcionados por las agresiones de las que han sido víctimas.

“En esta semana se nos ha dicho de todo, se nos dijo que éramos reventadores profesionales, que éramos pagados del PAN y que no teníamos un hijo con cáncer”, lamentó Israel Rivas, padre de una menor de cinco años de edad con leucemia linfoblástica aguda.

La nota aquí.