CHILPANCINGO, Gro. 11 de diciembre de 2014.- En conferencia en las instalaciones del Centro Nacional de Comunicación Social AC (Cencos), familiares de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos señalaron que en esta temporada no tienen nada que festejar pues “nos han quitado la risa de ver a nuestros muchachos libres, darles abrazos, de verlos superarse, incluso nos han quitado hasta el miedo porque ya no hay miedo para seguir en la lucha”, expresó una joven allegada al plagiado Jorge Luis González Parral, quien decidió mantener su identidad en el anonimato por moitvos de seguridad

 

Los familiares de los normalistas anunciaron ante reporteros de Milenio que el 24 de diciembre tendrán una jornada de oración en la escuela normal de Ayotzinapa y que las personas que no puedan asistir pueden orar a nombre de los estudiantes “porque esto nos ayuda en forma espiritual para seguir en la lucha”.

 

Asimismo, solicitaron la ayuda de organizaciones y de la sociedad para llevar a cabo una jornada decembrina en solidaridad con Ayotzinapa del 23 al 27 de diciembre, a fin de avivar el movimiento durante las vacaciones y que el gobierno no dé carpetazo al caso puesto que “No hay perdón ni olvido, el dolor y el coraje no tienen vacaciones”, dijo una familiar de Christian Rodriguez Telumbre.

 

Plantearon que organizaciones civiles, sindicatos, escuelas, artistas, académicos y público en general podrán contactarlos en esas fechas en el correo [email protected] y en la página de Facebook Familiares Ayotzinapa, para proponer actividades artísticas en nombre de los estudiantes. Además proporcionaron un número de cuenta (Bancomer 2871742051) por si alguien quiere apoyarlos económicamente.

 

También abrirán un centro de acopio para que las personas que quieran ayudarlos puedan llevar ahí cobijas, ropa y víveres al señalar que son personas de bajos recursos.

 

“Perdimos nuestro trabajo, cosechas y nuestros hijos incluso perdieron clases y podrían perder hasta el año. Sí somos manipulados, pero por el dolor, la rabia, la indignación y la sed de justicia”, dijo una joven al referirse a las declaraciones que hizo ayer el secretario de Marina, Vidal Soberón, quien afirmó que los padres eran manipulados.

 

Leer más en Milenio