CIUDAD DE MÉXICO, 20 de octubre de 2018.- El Partido de la Revolución Democrática (PRD) atraviesa por una etapa financiera sin precedentes con la reducción de 25 por ciento de sus prerrogativas, alrededor de 30 millones de pesos, del ya de por sí disminuido financiamiento que recibe.

Sabe que está en crisis aunque el dirigente nacional Manuel Granados Covarrubias aseguró que se ha logrado equilibrar los gastos del partido y mantener finanzas sanas, sin ninguna deuda a proveedores, prestadores de servicios ni a instituciones públicas ni bancarias.

El perredista atribuyó parte de esta responsabilidad a la gestión administrativa durante el proceso electoral de 2012, a la falta de comprobación de gastos y el rebase de gastos de campaña de Andrés Manuel López Obrador, que significaron una violación a la ley.

Por faltas a la legislación electoral que se generaron con la candidatura en 2012 del hoy Presidente Electo, el PRD deberá pagar al INE 127 millones de pesos, monto que según Manuel Granados se ha venido cubriendo desde principios de este año.

Sin embargo, la carga más fuerte por descuentos de multas empezó en el mes de agosto, en que nuevamente se le empezó a descontar el 50 por ciento de las prerrogativas mensual al partido del Sol Azteca. De 41 millones 349 mil pesos que le corresponden al mes, únicamente reciben 20 millones 522 mil pesos.

Al encabezar el Décimo Sexto Pleno Extraordinario del IX Consejo Nacional del PRD, el líder del Sol Azteca advirtió ante consejeras y consejeros del partido que de no tomar medidas conducentes, están en la antesala de enfrentar un delicado problema financiero en futuro.

Así justificó a los perredistas el programa de retiro voluntario dirigido a todo el personal, cubriendo todas sus prestaciones conforme a la ley.

Más información aquí.