CHILPANCINGO, Gro., 1 de marzo de 2019.- La directora de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), Irma Lilia Garzón Bernal, responsabilizó a los trabajadores que están en paro desde el lunes por el desabasto de agua, el cual ha provocado bloqueos por parte de vecinos inconformes.

En entrevista, la directora detalló que el jueves el Consejo de Administración rechazó la petición de 20 por ciento de incremento salarial que exigen los empleados y determinó ofrecerles nueve por ciento, contrapropuesta que fue rechazada por los paristas pertenecientes a la Sección 32 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG).

Indicó que la protesta ha llegado hasta a la toma de los sistemas de Acahuizotla, Omiltemi y Mochitlán, lo que afecta el abasto de agua de 300 familias de la capital, por lo que dijo que buscaría concientizar a los encargados para que reactiven el servicio.

“No es omisión ni descuido de la Dirección el problema de que no hay agua en Chilpancingo, tienen tomadas todas las líneas, y todos los sistemas de abastecimiento de agua los tiene tomados los trabajadores sindicalizados de la CAPACH”, aseguró.

Garzón Bernal consideró que la raíz del problema es que los dirigentes no quieren negociar y buscan presionar para que se les dé todo. Señaló que el organismo no está en condiciones para satisfacer todas sus demandas, sin embargo, mencionó que tampoco está cerrado a las negociaciones para cumplir conforme se pueda.