ACAPULCO, Gro., 23 de julio de 2015.- Policías estatales cumplen cuatro días de paro para exigir la destitución del Secretario de Seguridad en Guerrero, Pedro Almazán Cervantes, el pago de un bono de riesgo de 4 mil pesos y la entrega de equipo y uniformes.

Este miércoles realizaron una marcha del Congreso al Palacio de Gobierno y posteriormente se instalaron en un plantón, también se reunieron con el subsecretario de Desarrollo Político y el de Asuntos Jurídicos a quienes les pidieron una audiencia con el gobernador, Rogelio Ortega Martínez; al lugar llegó también el presidente de la Comisión Estatal de Defensa de Derechos Humanos, quien ofreció intervenir para que sean recibidos por funcionarios del gobierno.

Los policías en paro recibieron la notificación de que 32 de ellos fueron suspendidos y se les iniciará un proceso administrativo, el gobierno de Guerrero informó que los inconformes no son todos los que conforman la corporación y que son solo un grupo minoritario.

Durante la marcha y el plantón de policías estatales, fueron vigilados por sus compañeros policías antimotines quienes llegaron a bordo de 14 patrullas, para evitar que los inconformes ingresaran a las instalaciones de las dependencias de gobierno.