En Oaxaca… “silencio en la noche, ya todo está en calma; el músculo duerme, la ambición descansa” –como en el tango viejo de Lepera–.

Más allá de las primeras acusaciones de Rubén Núñez, quien gritó despojo y traición del Gobierno al sacar a la CNTE de la “jugada” con la desaparición del IEEPO, la Sección 22 poco ha hecho público en defensa de “lo suyo”… para recuperar de lo perdido lo que aparezca.

La CNTE, ausente, despierta sospecha.

– Es la calma que precede a la tormenta, afirma suspicaz colega.

La vocación “protestante” de los 83 mil profesores afiliados a la CNTE hace prever una contraofensiva radical. Después de todo, la movilización masiva como forma de vida, a últimas fechas es marca registrada de la CNTE.

El manotazo a los maestros rebeldes será histórico; se venía cocinando desde cuando la Suprema Corte sentenció la constitucionalidad de la Evaluación Docente, meollo de la Reforma Educativa.

“La reforma educativa es un tema de justicia en el cual se cifra el futuro de las nuevas generaciones” (..). “La obligación del Gobierno es hacerla llegar a quien la necesita, pero hay resistencias de quienes no le es fácil aceptar los cambios”, reconoce el Presidente de la República.

La “Coordinadora” quedó neutralizada. Por decreto, el gobierno de Oaxaca –con respaldo federal–, le arrebató el poder político, económico y administrativo de la educación estatal,  es decir, el control total de pagos, cargos, asignaciones y ascensos y descensos de cada maestro adscrito al sistema educativo de Oaxaca.

Si a la embestida oficial se suma la amenaza de acciones jurídicas contra la dirigencia magisterial disidente, al pasmo de los rebeldes podría sumarse el miedo.

Rubén Núñez y su primer círculo de compinches dogmáticos se saben acorralados. Más políticos que maestros, los dirigentes de la Sección 22 entienden que están en un pantano de arenas movedizas; cualquier movimiento podría terminar de hundirlos.

El último aviso es rotundo; el congelamiento de las cuentas bancarias donde se depositan las cuotas sindicales deja sin gasolina a los docentes beligerantes.

El coletazo de la bestia no es descartable, aunque sus consecuencias serían muy distintas a ocasiones anteriores.

Al gobierno por fin se le quito el miedo. La CNTE perdió la fuerza de la mano izquierda y el poder de chantajear, y el gobierno, la paciencia.

EL MONJE LOCO: AMLO se sube al pleito; acusa a Gabino Cué por haber claudicado;  promete alianza Morena-CNTE… y le pone chile en rajas a su torta de huevo.

@JoseCardenas1 | [email protected] | www.josecardenas.com