CHILPANCINGO, Gro., 9 de septiembre de 2020.- Trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) afiliados a la sección 32 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), cumplieron nueve días en protesta y, este miércoles tomaron los sistemas de bombeo.

Denunciaron que el gobernador Héctor Astudillo Flores no les resolvió sus demandas que es el pago salarial de 197 trabajadores, pero les prometió otra reunión el próximo viernes.

A nueve días de la protesta, la respuesta del alcalde perredista Antonio Gaspar ha sido recibir la renuncia de la ahora ex directora de la paramunicipal  Irma Lilia Garzón Bernal y este miércoles designó a un encargado de despacho de nombre Mario Camargo Villa.

El dirigente Gaudencio Atrisco Campos informó que en la junta con el gobernador, realizada este martes, les indicó que el gobierno del estado tiene otros compromisos y no podrá cubrir los pagos a los trabajadores, les prometió dialogar con alcalde Antonio Gaspar Beltrán y la dirección de Capach y se volverán a reunir el próximo viernes.

En protesta y como medida de presión, este miércoles los trabajadores decidieron tomar los sistemas de bombeo de agua del poblado de Acahuizotla y Mochitlán, con la toma de las bombas y se dejará de suministrar agua a cientos de familias de la capital.