Luz de esperanza en caso Chavarría

Hace 10 años, el 20 de agosto, recibí una llamada para informarme que habían asesinado a Armando Chavarría afuera de su casa. Unos días antes me invitaron a festejar su cumpleaños en un salón, en el que daría a conocer su aspiración por la gubernatura.

Era sabido de muchos las diferencias que había entre Zeferino Torreblanca Galindo y Armando Chavarría desde la campaña por la candidatura a gobernador. Posteriormente en la secretaría General de Gobierno y no se diga cuando fue presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local. Espacio desde el cual Chavarría iba construyendo una candidatura ganadora que le generaba conflicto al entonces gobernador.

No fue casual el retiro de los guarda espaldas de Armando. Fue, como se dice coloquialmente, plan con maña. Por eso quienes conocimos a Armando no dejamos de sospechar de que todo se decidió en palacio de gobierno.

El que la Fiscalía General de la República atraiga el caso, como lo ha solicitado la familia de Armando, es una pequeña luz de esperanza para saber la verdad.

Muchos fueron beneficiados con la muerte de Chavarría. Incluso perredistas. Muchos de esos han pasado por el partido de la esperanza dejándolo vacío, como un desecho. La ausencia de Armando en el PRD permitió que cada quien actuara por sus intereses personales. No había quien, con calidad moral y política, les pusiera un freno. Hoy a 10 años el PRD va hacia el abismo.

La posibilidad de una alianza entre el MC, PT, PES y Morena en el 2021, en Guerrero, ya no suena tan distante. Luis Walton ya expresó esta posibilidad y aceptó su buena relación con Andrés Manuel López Obrador, hecho que permite tener un camino no tan sinuoso hacia a la alianza  de las izquierdas, sin el PRD.

A pesar de lo que se establece en los estatutos de Morena, los conflictos de intereses han sido muy notorios en Guerrero. Seguramente en otros estados también. El grupo del presidente de la Jucopo, Antonio Helguera Jiménez, ha tratado de desestabilizar al Comité Estatal de Morena que encabeza, como secretario, el ex rector de la UAGro, Marcial Rodríguez Saldaña. El caso de la secretaria de la Mujer, Araceli Gómez Ramírez, a quien suspendieron sus derechos por 6 meses en vísperas de las elecciones internas es una muestra de este conflicto. Lo peor es que por más que digan que Morena está unido, lo que se ve es otra cosa. Les falta humildad y autocritica.

Hay quienes siguen pensando que el caso de Rosario Robles es un asunto de venganza personal. Pero no ven el contexto. Rosario no ha sido una blanca paloma. Se ha movido desde la izquierda mal llamada maoísta, la Organización de Izquierda Revolucionaria Línea de Masas (OIR-LM), coqueteó con los priistas de Cuauhtémoc Cárdenas (para sus propios fines) fue jefa de gobierno, presidente del PRD y terminó en el gabinete de un gobernante muy cuestionado y que, seguramente, si llegara a pisar la cárcel también habría quienes dirían que es por venganza. Ojalá y la venganza, así de simple como la usan de argumento muchos, el pueblo de México la pudiera ejercer. En la cárcel estarían todos aquellos que han saqueado al país, que han entregado nuestras riquezas a intereses externos. Ojalá y esta venganza la podamos ejercer pronto y saborearla fría.