Elecciones en la Uagro

La Universidad Autónoma de Guerrero es de las pocas universidades del país que eligen a través del voto universal, directo y secreto al rector, directores de escuelas y a los Consejeros Universitarios y Consejeros Académicos. La de Sinaloa tuvo una experiencia similar hace algunas décadas y la UABJO de Oaxaca.

Este ha sido un proceso largo y difícil, con los riesgos de la democracia, pero que permitió que muchos jóvenes guerrerenses se formaran con el espíritu democrático para participar en la contienda política y elegir a sus representantes, a sus autoridades. Fue una forma que permitió que muchos jóvenes en los años 80s entendieran que la política y la lucha por el poder es una cuestión de inteligencia.

Hoy este mecanismo continúa en la Ley Orgánica de la Uagro, pero por desgracia, desde el poder y por los intereses particulares de quienes conducen a la universidad la competencia democrática se ha convertido en un mito.

Vemos como se forman “planillas de unidad” en las que solo participan quienes son ungidos desde la cúpula limitando o impidiendo el pleno derecho que tienen los [email protected] para competir en un proceso de elección democrática.

En esta semana habrá elecciones de Consejeros Universitarios y Académicos estudiantiles. La consigna fue la creación de planillas únicas. Hay casos en que profesores presionaron a estudiantes para que no registraran planilla. Algo antidemocrático que solo garantiza el abstencionismo y el relleno de urnas para legitimar a supuestos ganadores.

Los universitarios deben vigilar con lupa este proceso, independientemente de que voten o no. Deben cuidar que las papeletas que no se usen se anulen y se cuenten públicamente, así como los votos emitidos. Las tecnologías nos permiten grabar y fotografiar. Hay que hacerlo.

Tecnificar el campo. Satisfacer mercado interno de alimentos.

Durante el arranque de entrega de fertilizante, con la presencia del secretario de la Sedar, el alcalde de Iguala, Antonio Jaimes Herrera dijo que el fertilizante no es suficiente y que es necesario tecnificar el campo. Una gran verdad. Indispensable garantizar la producción de alimentos para el país, satisfacer el mercado interno antes que exportar.

El agua es uno de los problemas para el campo en Guerrero. No es que no haya, es que o no está cerca o está contaminada.

Iguala tiene una planta tratadora de aguas residuales. Vierte 4 millones de metros cúbicos de aguas tratadas al río San Juan, mismas que pueden ser utilizadas con un buen sistema de riego para algunos productos agrícolas. Si en Iguala hubiera otras 3 plantas similares entonces habría 16 millones de metros cúbicos de agua tratada que serviría de mucho a productores de este municipio en temporada de secas. Lo mismo sucedería si se aplicara en otros municipios del estado. No es algo nuevo. Experiencias las hay.

En 1949 triunfa la Revolución China liderada por Mao Tsetung. China era un país invadido, colonizado, semi feudal, semicolonial y con mucha población con hambre. Lo primero que hizo Mao fue organizar al pueblo chino para trabajar y cubrir las necesidades básicas, alimentación, educación y salud. En cuanto a la alimentación se tuvieron varias experiencias en productividad alimentaria. Una fue la comuna de Tachai. Lugar árido, desértico, que con la suma de esfuerzos y diversos experimentos lograron hacerla fértil. Ojalá y el secretario de la Sedar no solo haga acuerdos para exportar productos mexicanos sino para importar experiencias.

Del sótano

Cuándo el río suena, agua lleva. Se comenta en redes sociales que en el palacio municipal se instalará un restaurante y que este lo administrará el ex encargado de despacho de la Oficialía Mayor. Este tipo de negocio ya existía en la parte trasera del auditorio municipal. Fue el alcalde Raúl Tovar Tavera quien lo quitó. Habría que saber a ciencia cierta cuánto ingresará a las arcas públicas.

Por cierto, bueno será que los legisladores obliguen por ley a que el DIF rinda cuentas (lo hacen) y sea auditable.

El viernes durante el acto de los padres de los 43, minutos después de la llegada del subsecretario de Derechos Humanos del gobierno federal, Alejandro Encinas, llegó la diputada federal del distrito 02 por Morena Araceli Ocampo Manzanares. Subió al templete y se colocó junto a Encinas. Este, en forma cortés la saludó. Durante el acto nadie de los oradores la mencionó y mucho menos le dio la palabra.

Los periodistas se acercaron a Encinas y a ella ni caso le hicieron. Algo sucede con quienes se sacaron la lotería sin comprar boleto. Ojalá y esta dama entienda y aprenda que le hace falta bagaje político para tener presencia.