ACAPULCO, Gro., 2 de octubre de 2019.- Padres de familia del jardín de niños Felícitas Jiménez protestaron en las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el fraccionamiento Costa Azul del puerto, para denunciar que desde hace dos semanas no tienen energía eléctrica, por lo que los niños no han podido tener clases.

Unas 40 personas, entre padres y maestros del kínder ubicado en la colonia Icacos, se colocaron en la entrada principal de las instalaciones con cartulinas, para exigir una audiencia con los directivos.

En entrevista, el presidente de la Mesa de Padres de Familia, José Limones Mendoza, informó que tienen dos semanas sin luz después de un conato de incendio en los cables que alimentan de energía al plantel, lo cual también provocó una falla al interior, la cual ya resolvieron los mismos papás.

“Los padres hicieron el favor de ayudarnos con la aportación de material y todo lo demás, después hicimos los trámites necesarios para reconectar la luz por la Comisión y no han ido, tenemos número de reporte, hemos venido de manera personal junto con el tesorero, las maestras y no nos han hecho caso, no nos queda de otra más que manifestarnos de esta manera”, indicó, y mencionó que trabajadores de la CFE fueron el martes a revisar y cambiar el cable, pero no lo hicieron.

En tanto la directora del plantel, María Luisa Rodríguez Polanco, confirmó que son 138 niños los que están sin clases, así como 10 maestras, asistentes y secretarias sin poder laborar.

“Pedimos el servicio para que nos reconecten la luz, resulta que estamos en una situación difícil, casi hundida en el terreno y las áreas están cerradas, hay poca ventilación, no podemos tener a los niños así; de igual manera no tenemos agua y la que se controla es a través de una cisterna y si no tenemos energía eléctrica para la bomba, no podemos enviar el vital líquido a los baños”, explicó.

Una trabajadora de la CFE salió a atender a los manifestantes y les informó que en bodega no se tiene el cable para reconectarles, pero que ya se había enviado a un empleado a la oficina de recursos materiales, por lo que prometió que este día les arreglarían el problema.