ZIHUATANEJO, Gro., 24 de septiembre de 2016.- La diputada local perredista Eloísa Hernández Valle, denunció en el Congreso de Guerrero que los pacientes de la unidad de hemodiálisis del hospital general Dr. Bernardo Sepúlveda Gutiérrez, reciben malos tratos, a lo que el director del sanatorio, Alejandro Reséndiz Rosales, replicó que hasta el momento no hay denuncias formales al respecto.

En entrevista, Reséndiz Rosales explicó que este servicio es subrogado, lo que significa que la Secretaría de Salud paga a una empresa particular para que atienda a los derechohabientes, por lo que la atención que ahí se otorga es responsabilidad de dicha empresa.

Indicó que la unidad de hemodiálisis se encuentra dentro del hospital y que se construyó con ayuda de algunas asociaciones, como el Club Rotario, pero como no se pudo contar con el personal y equipo, terminó por autorizarse a una compañía particular.

En cuanto a la supervisión de la calidad del servicio subrogado, el director dijo que la empresa sólo le informa al hospital el número de pacientes que se reciben y las sesiones que se aplican a la semana, información que sirve para validar la factura que la compañía manda a la Secretaría de Salud para su pago.

Detalló que cada paciente en promedio debe tener tres sesiones, pero debido al sobrecupo,  a algunos sólo se les aplican dos, pero en base a la valoración médica, dependiendo de los síntomas y exámenes de laboratorio.

Por último reiteró que no se ha recibido ninguna denuncia formal.