ZIHUATANEJO, Gro., 20 de enero de 2019.- Samuel Juárez Cervantes denunció presunta negligencia en el Hospital General Bernardo Sepúlveda Gutiérrez, ya que a su decir, no se atendió de manera adecuada la última etapa de embarazo de su esposa.

Relató que el bebé nació en el baño de la casa para la Atención a Mujeres Embarazadas (AME), a unos metros del hospital donde pidieron apoyo, ya que en el General en repetidas ocasiones les dijeron que aún no era tiempo y los regresaban a casa.

La última vez que acudió fue a la 1 de la madrugada de este domingo, ya con escurrimiento de lo que supone, era líquido amniótico, y con cuatro de dilatación, pero de acuerdo con los especialistas, no era suficiente y calcularon que el bebe nacería hasta las 12 horas del domingo.

Dijo que los especialistas hasta se burlaron diciendo “otra vez, ustedes”, y la regresaron. Según ellos, luego de la revisión pidieron que regresaran a las 4 de la madrugada; a esa hora ya llegó tirando líquido, pero tampoco fue suficiente, de modo que la llevó a la Casa de las Embarazadas, a unos metros del hospital donde sí se las recibieron.

Fue hasta las 6 de la mañana cuando su esposa entró para hacer sus necesidades al baño de la Casa de las Embarazadas y fue ahí cuando el bebe nació, mismo que fue recibido por la mamá de su esposa.

En una silla de ruedas que les prestaron en la Casa AME, explicó que trasladó a su esposa hasta el hospital, mientras que el bebé era cargado por la abuelita y fue hasta entonces que fue recibida en el hospital.

Por esta situación, Samuel Pérez llamó a los directivos del Hospital General a poner más atención en los procedimientos, porque no se debe poner en riesgo la vida de un bebé y de su madre. Finalmente, le informaron que el bebe está bien.