CIUDAD DE MÉXICO, 24 de agosto de 2019.- Al participar en la presentación del Primer Informe de Labores de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República, senadora Kenia López Rabadán, el ombudsperson nacional, Luis Raúl González Pérez, enfatizó que los derechos humanos no son patrimonio de partidos políticos o grupos, y están por encima de cualquier diferendo o interés político, económico o ideológico, ya que son de todos, con independencia de gobiernos o autoridades en el poder.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) afirmó que desde la función legislativa se puede y debe generar un entorno de respeto al derecho a disentir y evitar discursos de odio y polarizantes que dividan y propicien que la mentira, el encono, el insulto y la descalificación infundada se vuelvan moneda común en la vida pública de México.

El ejercicio de la conciencia crítica frente a decisiones de gobierno debe dar pauta al debate plural e informado, y el Poder Legislativo es la tribuna idónea para ello. “Un Poder Legislativo sin autonomía o independencia, que sea un apéndice operativo de gobiernos o autoridades del corte ideológico que sean, no conviene a nadie, debilita la institucionalidad democrática y abre la puerta a decisiones autoritarias en las que aún los propios derechos humanos pueden desconocerse, relativizarse o dejarse de lado”.