CHILPANCINGO, Gro., 25 de julio de 2014.- Ante un posible desastre por las constantes lluvias, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y Protección Civil del estado de Guerrero desalojaron el campamento de 495 damnificados de la comunidad indígena Unión de las Peras, del municipio de Malinaltepec, por ubicarse en una zona de alto riesgo.

Según lo publicado en Notimundo, el integrante del Consejo de Comunidades Damnificadas de La Montaña, Abel Bruno Arriaga, precisó que fueron más de 120 las casas dañadas por las torrenciales lluvias de Manuel en perjuicio de 495 habitantes de esa localidad náhualt.

Añadió que los desplazados permanecerán temporalmente en un cerro contiguo. “La orden de desalojo fue mediante un oficio y por eso nos vimos obligados a desocupar con la finalidad de no exponer las vida de los habitantes”.

En el campamento provisional ya tenían edificado 15 casitas hechas de palos y lámina de cartón para acoger la escuela primaria, la clínica de salud, la comisaría municipal y casas improvisadas. No obstante dijo que las autoridades prometieron conseguir un terreno para reubicar a los damnificados, pero a 10 meses del paso del meteoro, esto no se ha concretado.

Bruno Arriaga, agregó que el gobierno Estatal y Federal prometieron edificar 124 viviendas y apenas 70 están en proceso de construcción dentro del mismo poblado, pero en una zona donde no se tiene riesgo a la población, pero estas habitaciones se están edificando con material de mala calidad, porque cuando llueve el agua se filtra debido a que el tabicón es ligero. “Tampoco hemos visto que se inicie con la construcción de las escuelas y la introducción de los demás servicios elementales.

El dirigente citó el caso de San Miguel Amoltepec, municipio de Cochoapa el Grande, donde las familias perjudicadas por Manuel tampoco han sido reubicadas, pese a que el gobernador Ángel Aguirre Rivero, en noviembre pasado fue la última vez que visitó esa localidad, donde se comprometió a ayudar a la comunidad con la adquisición de un terreno para reubicarlos, pero hasta el momento esta promesa no se ha cristalizado.