IGUALA, Gro. 5 de diciembre de 2014.- La titular de la agencia especializada en delitos sexuales con sede en Iguala, Lorena Pérez Romero, negó la atención a una persona que acababa de ser víctima de una violación sexual, a la que le dijo que ya era tarde, que mejor regresara al otro día, pero sin bañarse para no borrar evidencias.

 

De acuerdo con Notimundo, la agraviada, de 71 años de edad relató que el pasado 26 de noviembre, aproximadamente a las 9 de la noche, había sido víctima de un ataque sexual por parte de un sujeto aún no identificado, mismo que la llevó a la maleza, donde cometió el incalificable delito.

 

Tras informar lo ocurrido a sus familiares, la septuagenaria fue traída a la agencia especializada en delitos sexuales y violencia intrafamiliar en esta ciudad, anoche, sin embargo, al entrevistarse con la titular de la agencia, Lorena Pérez Romero, ésta le dijo a la agraviada que “ya era tarde”, que mejor regresara al día siguiente, pero que no se bañara para no borrar evidencias.

 

Indignados familiares de la agraviada denunciaron el caso ante el fiscal regional, quien de inmediato intervino para realizar las diligencias necesarias como recabar su declaración, ayuda psicológica, atención médica y girar oficio de investigación a la Policía Ministerial adscrita a delitos sexuales.

 

No es la primera vez que Lorena Pérez Romero queda en el ojo del huaracán. Notimundo y el Diario de la Tarde reportan que una vecina de la “Loma de los pajaritos” fue a denunciar el maltrato que sufre por mano de su esposo el pasado 26 de noviembre.
Detalló que David Martínez “le quita el dinero que ella se gana trabajando, tal como ocurrió el pasado miércoles por la noche, cuando ella pretendió salir a entregar unos documentos y fue alcanzada por el cavernícola, quien a golpes y empujones la regresó a su casa”, expone Diario de la Tarde en su portal web, dnde se añade que cuando la agraviada se presentó con Lorena Pérez Romero para efectuar la denuncia correspondiente “ella le dijo que ya era tarde para recibirle su denuncia, además de que tenía que llevar dos testigos para saber si era verdad lo que ella decía”.

 

Leer más en Diario de la Tarde y Notimundo