TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 5 de diciembre de 2014.- El indígena Agustín Pérez se encuentra hospitalizado y en estado crítico, tras prenderse fuego esta tarde en la puerta principal del Congreso de Chiapas, en demanda de que las autoridades liberen al líder de la organización Ricardo Flores Magón, Florentino Gómez Girón, encarcelado en el penal estatal El Amate, desde mayo pasado, acusado de abigeato.

 

Los miembros de la organización Ricardo Magón, con sede en el municipio de Ixtapa, anunciaron que si no liberan a Gómez Girón, el domingo habrá tres inmolaciones más, entre ellas las de dos mujeres indígenas.

 

Florentino Gómez Girón –conocido por la defensa de los derechos humanos de los indígenas y por haber denunciado las altas tarifas de luz que les impone arbitrariamente la CFE– fue detenido el primero de mayo pasado acusado de robar siete cabezas de ganado, situación negada por el numeroso grupo de pobladores de Ixtapa, que están en plantón frente al Congreso del Estado desde hace un mes. Y quienes después de anunciar medidas extremas, las han cumplido.

 

Hace 26 días, una docena de estos indígenas –hombres y mujeres—iniciaron una huelga de hambre. Posteriormente amenazaron con coserse los labios y lo cumplieron. Después se crucificaron simbólicamente frente al Congreso. Y nadie los ha atendido.

 

Hoy anunciaron que uno de sus miembros se inmolaría en protesta por lo que ellos llaman la ilegal detención de Florentino Gómez Girón. Y Agustín Pérez se roció gasolina y uno de sus compañeros le prendió fuego con un encendedor.

 

El hombre, entre sus gritos y los de la gente, en llamas corrió unos cuantos metros  por la plaza, hasta que cae al piso y una persona llega, con un extinguidor, a apagar el fuego de su cuerpo. Posteriormente llegaron los servicios de salud y lo introdujeron a una ambulancia para llevarlo a atender a un hospital de la zona, de donde lo reportaron grave, con quemaduras de tercer grado.

 

Entre los inconformes de Ixtapa están más de una treintena de niños, quienes conviven con sus padres al aire libre y muestran evidentes problemas gastrointestinales.

 

La comunidad de Ixtapa, es la cabecera municipal del municipio del mismo nombre y es un territorio totalmente montañoso. Su gente vive, principalmente, de la siembra de maíz y de la cría de aves de corral y de ganado.

 

Es de hacer notar que desde su llegada ninguna autoridad ha querido atender las demandas de este grupo de inconformes. Inclusive los legisladores se han hecho de la vista gorda ante el problema y a pesar de que los indígenas prácticamente bloquean la entrada al Congreso, los representantes populares han preferido evitarlos e ingresan por una entrada lateral.

 

Tampoco la autoridad judicial ha querido intervenir, aduciendo que es “cosa juzgada” la situación de Florentino Gómez Girón. Los indígenas tienen temor de que la fuerza pública trate de desalojarlos, por lo cual se encuentran armados con piedras, palos y machetes para evitar que las autoridades intenten desalojarlos de la entrada principal del Congreso del Estado. Y exigen la presencia del gobernador para poner un “hasta aquí” a esta injusticia.