CIUDAD DE MÉXICO, 12 de mayo de 2017.- El principio holográfico de la imponente banda holandesa de metal sinfónico, Epica, desbordó la euforia de los asistentes al Word Trade Center, en lo que fue una noche de éxito en la capital del país.

Como parte de la gira para promocionar en tierras aztecas su séptimo trabajo discográfico, The Holographic Principle, y tras tener una exitosa participación en el festival Hell And Heaven 2016 en nuestro país, los holandeses lucieron su poderosa y sinfónica música, con un show de luces en el teatro Pepsi Center.

Como agradecimiento a sus fieles fans mexicanos, Epica no sólo tocó temas de su más reciente disco, sino que también deleitó a los asistentes con un repertorio de sus canciones más representativas y que la han convertido, en sus 14 años de trayectoria, en una de las bandas más importantes en su género a nivel internacional.

Después de unas tres horas de espera por parte del público, la encargada de abrir el espectáculo y encender los ánimos fue la obertura Eidola, la cual con percusiones tribales y cuernos de guerra evocan al famoso sonido Inception, seguida de la canción Edge of the blade, para posteriormente hacer explotar el ánimo de los fans con A Phantasmic Parade. Esta tercia de temas son las primeras que puedes escuchar en The Holographic Principle.

También, durante el show interpretaron de su último disco Once Upon A Nightmare, Ascencion – Dream State Armageddon, Dancing In A Hurricane y Beyond The Matrix, esta última puso a saltar a los fanáticos.

La belleza inigualable y la dulce voz mesosoprano de Simone Simons cautivó al público en general y junto al tecladista Coen Janssen, Simons puso a ‘rockear’ al público, e incluso se dio tiempo de tomar una cerveza Corona y compartirla con sus fans, mientras que la poderosa voz gutural del guitarrista Mark Jansen le dio el toque brutal al estilo de la banda holandesa.

La sorpresa de la noche fue que, cuando se esperaba que la cuarta canción fuera otra de su disco promocional, los holandeses interpretaron Sensorium, una de las pistas de su primer álbum The Phantom Agony, lo que provocó la locura del público, y fue así como empezó la interpretación del vasto repertorio de Epica.

Entre estas canciones estuvieron de su penúltimo disco The Quantum Enigma, The Essence Of Silent y Unchain Utopia; así como The Obsessive Devotion, Sancta Terra y Fools Of Damnation de su tercer trabajo discográfico, Divine Conspiracy.

Las canciones que se llevaron la noche fue Unleashed, del disco Design Your Universe, la cual tuvo una recepción eufórica por parte de los asistentes; así como una de sus mejores creaciones, la legendaria canción Cry Of The Moon, una de las que dio a conocer el potencial de una desconocida Epica, en sus inicios, misma que hace una fuerte crítica a la pederastia que existe en la Iglesia católica.

La encargada de cerrar con broche de oro la noche fue Consign To Oblivion, de su disco homónimo y segundo de su carrera, álbum que hace honor a la filosofía y cultura maya.

Entre un mosh pit y lluvia de cerveza, los fans despidieron a la banda holandesa que seguirá su recorrido por México, siendo San Luis Potosí, Guadalajara y Monterrey las siguientes paradas tras éxito total en Chihuahua y la capital del país.