CHILPANCINGO, Gro., 13 de junio de 2018.- La celebración católica de San Antonio, uno de los barrios más representativos de la capital, se convirtió en una pasarela política a la que acudieron candidatos a distintos cargos y de diferentes partidos.

Mientras al interior de la parroquia ubicada en el barrio del mismo nombre, afuera permanecían los equipos de campaña, en algunos casos con cadenas de flores, como si se tratara de un acto político.

En la homilía estuvieron presentes la candidata priísta a la alcaldía de Chilpancingo Beatriz Vélez y la aspirante a diputada federal por el distrito 07 Beatriz Alarcón, así como el abanderado de Morena a ese distrito, Carlos Sánchez Barrios.

Asimismo el candidato a diputado por el distrito 02 de Morena, Ricardo Castillo Peña, y el priísta del mismo distrito Ricardo Moreno Arcos. También estuvo presente el aspirante a síndico de la coalición Por Guerrero al Frente, Hermes Moreno.

Al respecto, el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa Salvador Rangel Mendoza consideró que la presencia de los actores políticos es algo típico, aunque reconoció que esto politiza la fiesta religiosa.

“No creo que esa sea intención de sacarle filo a la navaja, que estén aprovechando, sabemos que interiormente sí lo hacen, pero vamos a dejarlo así, es una tradición que los políticos vengan a estas pozoladas, yo en son de broma también digo ‘vamos al pozole político’, porque aquí es donde ellos acostumbran ya por tradición, no creo que sea mala fe”, dijo.