CIUDAD DE MÉXICO, 12 de octubre de 2020.- Nuevamente, como a finales de mayo pasado, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, situó desenlaces fatales por Covid 19 en los mexicanos en un contexto de desigualdad, injusticia social, concentración de las riquezas y carencias en los servicios públicos.

Casi como al inicio de la emergencia sanitaria, volvió a atribuir las muertes por el coronavirus a la epidemia de enfermedades crónicas no transmisibles y la prevalencia de obesidad y sobrepeso en el 75 por ciento de la población, hipertensión en el 25 por ciento y diabetes en el 14 por ciento.

De acuerdo con su presentación, entre las comorbilidades más determinantes en defecciones por Covid 19 está: hipertensión, diabetes, obesidad, tabaquismo, insuficiencia renal, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y enfermedades cardiovasculares. 

“Hemos dicho una y otra vez que México es un país en donde la desigualdad social marca los ritmos, las consecuencias, las capacidades de actuación y el destino de miles, de millones de mexicanas y mexicanos”, expresó en su análisis científico y técnico sobre las graves, profundas y extensas carencias de bienestar en el país a lo largo de cuatro décadas. 

Apoyado en cifras del Consejo Nacional de Evaluacion de la Politica de Desarrollo Social (Coneval), señaló que México enfrentó la pandemia en un statu quo con los siguientes datos de 2018: 26 millones de personas no tienen acceso a una alimentación suficiente, 25 millones carece de servicios básicos de vivienda y 20 millones no tienen acceso a servicios de salud pública. 

Aquí la nota.