MÉXICO, DF, 17 de febrero de 2015.- Más de mil 776 agentes de la Policía Federal, adicionales a los ya existentes en Guerrero, fueron enviados a partir de los hechos del 26 de septiembre de 2014, que concluyeron con la desaparición y presunta muerte de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

De acuerdo a una nota de Terra, el informe que presentó el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a los diputados federales, en torno al llamado caso Iguala, señala que desde el ataque el Gobierno asumió las tareas de seguridad en 14 municipios de Guerrero ante la probable infiltración del crimen organizado.

El Ejecutivo destacó que desde la desaparición “se desplegó un importante operativo a cargo de la Policía Federal y la PGR para la búsqueda de los estudiantes e investigar los hechos”.

Con información de Terra