CHILPANCINGO, Gro. 11 de diciembre de 2014.- El sector comercio, servicios y turismo en Guerrero ha perdido 500 millones de pesos al verse frenada la actividad económica, principalmente en Acapulco, Taxco e Iguala, a raíz de los actos violentos desatados luego de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

 

Tal y como reporta El Economista La afectación alcanza a 150 mil empresas, además de que han cerrado no sólo pequeños negocios sino grandes exportadoras, acusaron empresarios afiliados a la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo.

 

Tan sólo en Iguala han bajado cortinas al menos 12 empresas, entre ellas: una refresquera de Cola que despidió a más de 500 personas; pero también una empresa fabricante de Cantera que abastecía al mercado estadounidense, la cual en su caso tuvo que despedir a 330 trabajadores.

 

En ese tenor, Enrique Solana Sentíes, quien funge como presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco- Servytur) expresó que las medidas de apoyo anunciadas la semana pasada por el presidente Enrique Peña Nieto para el desarrollo de Guerrero son insuficientes para resarcir el daño hasta ahora ocasionado, por lo cual demandan a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público acciones más agresivas como es la condonación de impuestos.

 

Por su parte, Javier Saldívar, presidente de la Canaco Acapulco, aseveró que la actividad comercial del Puerto se encuentra “muy lesionada”, porque se han cerrado 3,000 comercios en menos de tres meses, de modo que se requieren más apoyos de fondo.

 

“Hay que cerrar la página de lo ocurrido en Ayotzinapa para que Guerrero pueda salir adelante. Tanto sus empresas como familias no tienen la culpa de la tragedia ocurrida a los 43 normalistas y han visto afectada la actividad económica, por lo que se pide al gobierno federal encuentre a los culpables y deje vivir a Guerrero”, dijo Enrique Solana Sentíes.

 

Leer más en El Economista