CHILPANCINGO, Gro., 22 de marzo de 2019.- En la calle Amado Nervo del Centro de Chilpancingo viven alrededor de 250 familias. Es una vía empinada, de oriente a poniente, donde en la parte superior se localizan los tanques que suministran agua potable. Sin embargo, en este céntrico camino, la falta del líquido es una carencia constante.

A dos cuadras de esta calle, se ubican las oficinas centrales de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach). En la calle 16 de septiembre, justo a una cuadra de la Capach, a 100 metros para ser exacto, entre Hidalgo y Lerdo, se encuentra el domicilio de la actual directora del organismo, la panista Irma Lilia Garzón Bernal, y a pesar de ello, los vecinos demandan agua.

Garzón Bernal, ex candidata a diputada local en el distrito 07 de Chilpancingo, de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC), fue premiada por el alcalde perredista Antonio Gaspar Beltrán con la dirección de Capach.

Con apenas tres días de la administración, el pasado 3 de octubre de 2018, vecinos de la colonia Los Sauces bloquearon la avenida Juan Álvarez, para exigir el servicio de agua potable.

Desde esa fecha y hasta la actualidad, los bloqueos de vecinos en Chilpancingo que demandan agua, no cesan. Tan sólo esta semana lo hicieron habitantes de la colonia Los Sauces, de la calle Heroínas del Sur, de la colonia Ignacio Altamirano, de la Santo Domingo, de la Rubén Mora, Los Ángeles y las colonias del subponiente, todos demandan agua.

El 13 y 14 de marzo, vecinos de las calles Amado Nervo y Leona Vicario, del barrio de San Mateo, bloquearon las calles por falta de agua desde hace más de dos meses.

Este miércoles 20 de marzo, dos días antes del Día del Agua, vecinos de las colonias Lucía Alcocer, Haciendita y El Huajal bloquearon la avenida Llano Largo de la colonia Galeana para exigir agua, servicio que dejaron de recibir desde el 22 de diciembre.

Si en las viviendas y negocios del Centro de la capital se carece de agua potable, como en la Amado Nervo, Juan Ruiz de Alarcón y calle Morelos, en las colonias de la periferia el servicio es un sueño.