CHILPANCINGO, Gro., 25 de abril de 2020.- El director del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, demandó atención para los jornaleros agrícolas indígenas que llegan del norte del país a Chilapa, para que no sean discriminados, pues con la alerta sanitaria del Covid 19, la Guardia Nacional y policías municipales impiden que circulen con tranquilidad por el municipio.

“Los envían afuera de la ciudad o en la Casa del Campesino, con el pretexto de que pudieran estar contagiados del virus, dijo.

El activista consideró que no es la forma correcta de tratarlos porque aunque hay medidas de prevención por la pandemia, les dicen que les van a tomar la temperatura, “pero las pruebas las hacen en un lugar muy lejano de la ciudad para ellos, les genera un obstáculo de desplazamiento porque traen costales o maletas y se les dificulta el traslado para alquilar una camioneta o taxi e irse a sus comunidades”.

Consultado vía telefónica, Abel Barrera manifestó que el pasado miércoles llegaron 15 autobuses de jornaleros, el jueves seis y el viernes tres; el transporte llegaba al bulevar de Chilapa, pero desde el miércoles la Guardia nacional y los policías municipales los bajan y se los llevan a la Casa del Campesino, donde les dicen que les tomarán muestras, pero en realidad los retienen y ya no los ayudan a llegar a su destino, “dejándolos vulnerables ante la delincuencia e inseguridad que se vive en Chilapa”.

Pidió a los tres órdenes de gobierno a que al menos den el servicio de salud adecuadamente o que los apoyen con su traslado a sus comunidades, porque los dejan afuera de la ciudad.

Expresó que en el dispositivo de seguridad del estado, identifican a los autobuses en la entrada de Chilapa y les dicen que ya no se pueden estacionar, ni quedarse en la ciudad.