ATOYAC, Gro., 18 de octubre de 2016.-  En medio del dolor, lágrimas  y reclamos de justicia, fueron despedidos los restos de la doctora del IMSS, Adela Rivas Obé de su domicilio particular ubicado en la colonia palmeras de esta ciudad, donde permanecieron desde las primeras horas de este martes para ser velados por sus familiares.

Por la tarde, el cuerpo fue trasladado al puerto de Acapulco, donde también será velado en una funeraria de la colonia Progreso de este puerto, para finalmente ser sepultada.

Sus hijos Emiliano y Bolívar Darío acompañados por su padre, el profesor Wilibaldo Rojas Arellano exigieron una justicia verdadera y que se esclarezca el homicidio de la doctora Adela Rivas.

En su intervención, el profesor Wilibaldo Rojas, dijo que dieron la lucha en la búsqueda y eligieron los medios pacíficos para encontrar con vida a la doctora, sin embargo, esto no fue posible.

“Le destruyeron su cuerpo, su rostro, (a la doctora Adela), pero jamás destruirán su ejemplo y su recuerdo; exigimos que las autoridades investiguen lo que tengan que investigar, y que por primera vez lo hagan con transparencia”, demandó.

Posteriormente el cortejo fúnebre partió hacia la salida de esta ciudad sobre la avenida principal Juan Álvarez y en el punto conocido como El Arco, fue trasladado en una carroza al puerto de Acapulco, donde es velada en una funeraria de la colonia Progreso. Este miércoles a las 15:00 horas, el cuerpo de la doctora saldrá de la funeraria rumbo al panteón de la colonia Santa Cruz, donde finalmente será sepultada.