Nuevamente el nombre de Félix Salgado Macedonio, senador por Morena surgió el lunes para poner nerviosos a más de uno, y para ser equitativo en el tema del género, también de una.

Esa noche, en su página de Facebook el político calentano dio a conocer que solicitaba licencia al escaño senatorial. Sobre sus motivos textualmente señaló: “Hoy más que nunca nuestro estado necesita de todos unidos para poder salir adelante en este momento que marcará nuestra historia”. Y hasta ahí.

Acostumbrados al lenguaje críptico de los políticos, que son muy hábiles para decir mucho y no decir nada, esto puede tener un sinnúmero de interpretaciones. En primer lugar por el momento en que se da y en segundo, porque Félix es uno de los más destacados aspirantes, igual que otros más, a la gubernatura del estado.

No es realmente nada nuevo la preferencia electoral que el senador mantiene en Guerrero, a pesar de que ha permanecido más o menos discreto en su actividad presencial, pues por acá se le ve relativamente poco.

Desde el año pasado en prácticamente todas las encuestas y estudios de opinión a las que he tenido acceso, ha quedado bastante claro que el senador próximamente con licencia, porque falta el procedimiento, encabeza las preferencias, se midan como se midan, por persona, por simpatía, por trayectoria, por positivos, por negativos. Por supuesto que registran muy diferentes porcentajes, pero en general está a la cabeza y así ha sido durante meses.

Independientemente de que hay que aplicar un criterio bastante acucioso y equilibrado para analizarlas esas encuestas, porque es obvio, muchos de esos ejercicios estadísticos pueden resultar confiables, dudosos, sesgados y “cuchareados”, dependiendo del encuestador y con mucha frecuencia de quien las encarga, esto indica que Félix pareciera no tener mayor rival al frente… más que el dedito de Palacio Nacional, que dicen que no existe, pero es obvio que sí existe como el Covid 19.

Habrá que ver próximamente lo que significa esa motivación de Salgado Macedonio para dejar la comodidad del Senado y tratar de buscar esa “unidad de todos” que invoca. ¿Será una unidad de todos contra el coronavirus, será para sacar al estado de la debacle económica que se viene o será una amplia convocatoria para la elección del 21? ¿O será para todo esto junto? ¿O será que ya sabe en qué sentido se mueve el dedito de Palacio Nacional? En cualquier sentido, por supuesto.

Si es estrategia para acalambrar, pues veremos cómo reaccionan Luis Walton Aburto, Pablo Sandoval Ballesteros, Beatriz Mojica Morga, Irma Eréndira Sandoval y dicen que también Nestora Salgado García.

Todo esto que refiero únicamente tiene que ver obviamente con Morena. De los demás partidos, que pareciera aún no superan el trauma de la pérdida en 2018, hay personajes que por supuesto tienen un lugar en el entorno político, pero creo que pueden ser sus propios partidos quienes los lastran, lo que en efecto en algunos casos es muy deplorable.

En fin, todo indica que al menos en Guerrero, puede haber contingencia sanitaria, pero no política y es bastante claro que muchos no se van a quedar guardaditos.