ACAPULCO, Gro., 21 de agosto de 2016.- El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos señaló que “sería oportuno” que las autoridades emitieran una alerta de género “para generar respuesta ante los hechos que resultan amenazantes para las mujeres”.

En un comunicado, Garfias Merlos afirmó que de esta manera, se demostraría el compromiso de las autoridades y de toda la sociedad ante la situación de violencia que se ha incrementado en contra de las mujeres.

Por otro lado, el arzobispo minimizó la alerta emitida por el gobierno canadiense a sus ciudadanos de no visitar a Acapulco ya que expresó que “la percepción que se tiene en muchas ocasiones está más allá de lo que en realidad pasa” en el estado.

Señaló que esta recomendación era por la percepción que tiene el gobierno de Canadá sobre la situación de violencia que se vive en Guerrero y particularmente en Acapulco, pero matizó que esto “representa un daño a la imagen de los destinos de Guerrero”.

Puntualizó que desde las diversas instituciones se debe de tener una propuesta para “generar alternativas” que permitan generar la paz en el estado, con una sociedad “más consciente y participativa”.

Respecto al inicio del nuevo ciclo escolar y el regreso a clases, Garfias Merlos pidió a los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), que el regreso a clases se “realice en paz, con gran participación y entusiasmo” para no afectar a los estudiantes.

“No es válido que se afecten los intereses de terceros. Los niños y jóvenes de éste y todos los estados, tienen derecho a recibir educación, una educación de calidad y que esté a la altura de las necesidades de los tiempos actuales”, concluyó.