ACAPULCO, Gro., 5 de octubre de 2018.- Luego de empujones, manoteos, gritos y algunos golpes finalmente se llevó a cabo una asamblea ordinaria del Sindicato del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) delegación Guerrero, pese la oposición de un grupo de sindicalizados, que señaló presuntas anomalías.

Los sindicalizados trataron de impedir la realización de la asamblea, debido a que señalaron que su secretario Ángel Blanco acudió con trabajadores de otras delegaciones y sindicatos de Ciudad de México, Morelos e Hidalgo y del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), por lo cual trataron de impedir el acceso de éstos.

Finalmente, se permitió el acceso de todos, pero les pidieron a los de otros estados no opinar y sólo observar la reunión. En la asamblea que duró varias horas, los sindicalizados del INAH Guerrero exigieron la destitución de Ángel Blanco y demás integrantes del comité general, ya que a su decir, ha cometido muchas anomalías, causando la inconformidad en la base trabajadora.

La asamblea fue privada y se prohibió el acceso a reporteros, y se pidió que se retiraran, debido a que según ellos, era un problema interno que ellos debían resolver, pues había dos grupos divididos en cuanto a la permanencia del secretario.