CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2018.- Entre 2013 y 2018, el Gobierno federal a través de la Secretaría de Salud (Ssa) ha atendido 710 desastres, siendo los de origen hidrometeorológico y químico tecnológico los más frecuentes. Sin embargo, el titular de la dependencia federal, José Narro Robles, aseguró que no se han registrado brotes epidémicos significativos.

Al destacar los avances en salud, con motivo de su comparecencia para continuar el análisis del Sexto Informe de Gobierno, detalló que más de 700 mil casas fueron visitadas por los equipos de vigilancia epidemiológica tras los huracanes Ingrid y Manuel, Odile, los sismos de septiembre de 2017 e inundaciones en los estados de Sinaloa y Nayarit.

Ante la pronta respuesta en emergencias, expuso ante la Comisión de Salud que preside el senador de Morena Miguel Ángel Navarro Quintero, que los riesgos existentes fueron controlados y no se han registrado brotes importantes.

Tras los sismos de septiembre de 2017, precisó que se liberaron más de tres mil camas hospitalarias, se ofrecieron más de 324 mil atenciones a la población, se contó con la participación de más de 30 mil médicos, paramédicos, personal de enfermería, brigadistas, psicólogos y personal de apoyo.

Más información aquí.