Recta final legislativa y crisis económica

Muy pronto la 62 Legislatura del Congreso del estado iniciará su último año de ejercicio, con tal efecto destacó el hecho de que gracias a la labor de consenso desplegada por el presidente de la Jucopo, Jesús Villanueva Vega, la integración de la Mesa Directiva que entrará en funciones a partir de septiembre, se haya concretado sin mayores sobresaltos y pleitos, como había ocurrido en otras ocasiones.

De ese modo la nueva Mesa Directiva quedó encabezada por la diputada del PVEM, Eunice Monzón García, a quien acompañarán, como vicepresidente, el diputado de Morena, Moisés Reyes Sandoval; como segundo vicepresidente el priísta Jorge Salgado Parra, en tanto que en las secretarías estarán la morenista Celeste Mora Eguiluz y la perredista Dimna Salgado Apátiga.

Simultáneamente, el presidente saliente, el diputado perredista Alberto Catalán Bastida, rindió su informe de trabajos legislativos y en un acto de autocrítica reconoció que aunque no se cumplieron muchas de las expectativas planteadas sobre el trabajo parlamentario, tal como eran las expectativas desde el inicio de la 62 Legislatura, finalmente se alcanzó a dar un viraje para concretar acuerdos y sacar asuntos muy urgentes, aunque también señaló que se deja un rezago importante en numerosos temas.

El joven legislador perredista no dejó ir la oportunidad para dar un raspón a algunos de sus compañeros que, dijo, han aprovechado el trágico tema de la pandemia para lucrar políticamente y satisfacer sus ambiciones futuristas. En eso tiene toda la razón, porque sobran los ejemplos francamente grotescos de quienes han medrado con la tragedia de la gente.

Y hablando de pandemia, cada día crece la presión de amplios sectores que están resultando prácticamente pulverizados por la crisis económica que se ha generado y a la que ya no se le ve fondo. Esto fue incluso reconocido por el titular de la Sefina, Tulio Pérez Calvo, quien se dijo consciente de ello, pero advirtió que cuando sea el momento la reapertura de la actividad económica será gradual, porque para el gobierno de Guerrero primero es la salud de todos.

Quien también se pronunció al respecto, fue la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, pues en una video reunión con el gobernador Héctor Astudillo Flores y otros alcaldes de la entidad, advirtió que por las características de Acapulco, si no se logra cambiar pronto el semáforo epidemiológico y se reinicia la economía, se corre el riesgo de que se desate un incremento de la violencia, que en base a datos federales oficiales, se ha podido mantener a la baja en los meses recientes.

Para contextualizar un poco el desastre económico que vivimos, según los datos dados a conocer oficialmente por el IMSS, en los tres meses que llevamos de pandemia se han perdido en la entidad 12 mil 312 empleos formales. Esto quiere decir que igual número de familias perdieron su sustento económico. Habrá que ver el asunto de la informalidad porque ahí los números deben ser apabullantes.

Y mientras lidiamos en Guerrero con todo esto, el presidente Andrés Manuel López Obrador anda de gira nuevamente. Estuvo en Veracruz, donde el gobernador Cuitláhuac García Jiménez se le tendió como tapete colmándolo de elogios. Esa habilidad de lamesuelas, es de las pocas que tiene Cuitláhuac, porque para gobernar es un verdadero fracaso. No olvidemos que está ahí porque según la palabra presidencial es un personaje muy honesto. Suponiendo que sea cierto se trata, en todo caso,  un hombre inútil, torpe e improvisado, pero eso sí muy buena gente, como muchos de primer nivel de la 4T.