TLAPA, Gro., 2 de abril de 2014.- Por tercer día, alrededor de 60 trabajadores de los juzgados primero y segundo penal, familia civil y mixto de paz del Distrito Judicial Morelos, mantuvieron un paro laboral en demanda de aumento salarial, autonomía del Poder Judicial y respeto a la carrera y antiguedad dentro de dicho órgano del Estado.

Trabajadores coincidieron en que en el periodo del entonces magistrado presidente, Jesús Martínez Garnelo, hubo reubicaciones innecesarias, llegó la austeridad, la introducción de gente por palanca diferente al periodo de Edmundo Romań Pinzón, porque Martínez Garnelo quitó el aumento salarial para dar paso a la infraestructura, aunque puede ver las cuarteaduras del piso, cuando tiembla truena, expusieron.

En el caso del edificio del Poder Judicial en Tlapa está mal planificado y, aunque hay áreas no ocupadas hay órdenes de no ocuparlas, asimismo falta material de trabajo y en la entrada se ven las cuarteaduras del piso, insistieron los trabajadores que pidieron la atención estatal y nacional de sus casos que salieron a la luz durante el periodo de la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Lambertina Galeana Marín.

Este martes, huelguistas informaron que se sumó el Distrito Judicial Zaragoza, los burócratas se proclamaron por que no haya actas administrativas ni intimidaciones, por lo cual solicitaron omitir sus nombres para evitar represalias.

Precisaron que solo les hablaron por teléfono para saber quienes estaban laborando aunque atajaron que se trataba de todos los empleados tanto jueces, secretarias, proyectistas, actuarios que demandan un aumento salarial del 11 por ciento por lo que estaban en espera del depósito.

Aunque advirtieron que por sus acciones podrían darse posibles cambios, indicaron que la mayoría de funcionarios que están en la Montaña no son de la región, en tanto, gente de la Montaña fue enviada a otros lugares.

Pagamos renta comida, ¿qué pasa con las madres solteras?”, cuestionó una de las trabajadoras, “en

el caso del Juzgado Civil hay una sobrecarga de trabajo, falta personal”, reconoció un funcionario.