CIUDAD DE MÉXICO, 6 de junio de 2019.- Las administraciones federales y estatales pasadas heredaron a la Secretaría de Salud (Ssa) 306 obras hospitalarias inconclusas, que en algunos casos es dinero tirado a la basura, por lo que entrarán a un proceso intensivo de revisión para precisar cuáles pueden rescatarse.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, informó que han descubierto 306 obras inconclusas “debido a la corrupción y falta de transparencia en el pasado”, de las cuales 238 tienen un plan maestro de infraestructura, y 145 están suspendidas.

De acuerdo con lo que reveló el funcionario este jueves, desde Palacio Nacional, 93 obras de hospitales y unidades médicas siguen en proceso, pero el foco rojo son las 68 que no tienen un plan maestro, de las que 33 continúan su proceso de finalización y 35 fueron suspendidas, y se analiza como poder recuperarlas.

Acompañado por Zoé Robledo, director de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y Luis Antonio Ramírez, director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Alcocer destacó que las obras inconclusas se deben a la corrupción, la falta de recursos para concluirlas e incluso debido a que la normatividad de Salud ya no es vigente.

La ubicación de las unidades hospitalarias suspendidas predomina en Jalisco con 10, el Estado de México y Oaxaca con seis, y Baja California, Chihuahua, Ciudad de México, San Luis Potosí y Veracruz con tres cada una.

Dos unidades se mantienen suspendidas en Yucatán, mientras en Campeche, Coahuila, Durango, Guerrero, Nayarit, Querétaro, Tabasco y Zacatecas, hay un hospital suspendido en cada uno.

Sobre los centros de salud registrados como Unidades de Consulta Externa, están suspendidos 52 en Oaxaca, 31 en Veracruz, 21 en Jalisco, cuatro en Chihuahua, tres en Michoacán y Yucatán, dos en Chiapas y Sinaloa, y una en Campeche, Baja California, Querétaro y Nayarit.

Más información aquí.