CHILPANCINGO, Gro., 4 de diciembre de 2018.- Como pocas veces en la toma de protesta de un suplente en el Congreso de Guerrero, este martes la algarabía de militantes de Morena se volcó en plena sesión por lo cual tras esto se ordenó un receso de 10 minutos.

Además de las decenas de simpatizantes que atestiguaron el hecho, a la toma de protesta de Luis Enrique Ríos Saucedo acudió el delegado del gobierno federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, quien también recibió aplausos de los asistentes.

“Luis Enrique sin temor, seguro coordinador”, “No estás solo”, “Morena organizado y Luis Enrique de su lado” y “Se ve se siente, Luis Enrique presidente”, coreaban los militantes de Morena al interior de la sala de plenos.

En el receso dictado por la Mesa Directiva, el diputado y presidente del Consejo Estatal de Morena salió a la explanada al igual que sus simpatizantes, quienes le colocaron cadenas de flores, se tomaban fotografías y continuaron con las porras.

“Me siento muy orgulloso y fortalecido para la labor que voy a desempeñar aquí, porque voy a sustituir al compañero Pablo Amílcar Sandoval, no es algo fácil, es un gran compañero, un gran dirigente y no le vamos a fallar a él ni le vamos a fallar a ustedes, no le vamos a fallar a Morena y sobre todo vamos a trabajar por el pueblo de Guerrero”, dijo a sus seguidores.

Aseguró que no quiere imponer nada ni pasará por encima de nadie porque nunca lo ha hecho, aunque expresó que tampoco puede negar “el enorme apoyo” que ha generado con su trabajo en territorio; dijo que siempre ha trabajado a ras de tierra porque sigue el ejemplo de López Obrador.

En breves declaraciones aseguró que no dejará la presidencia del Consejo Estatal porque “no hay incompatibilidad” entre ambas funciones.