PUNGARABATO, 26 de diciembre de 2014.- En medio de aplausos y de un vítore absoluto, el cuerpo del padre Gregorio López Gorotiesta fue recibido en la entrada de Ciudad Altamirano pasadas las 17:30 horas por un contingente de amigos, familiares y feligreses que lo acompañaron en procesión hasta llegar al Seminario Mayo, donde en estos momentos es velado por sus alumnos.
La recepción se desarrolló en la glorieta Lázaro Cárdenas, de ahí se desarrolló una procesión que hizo parada en la catedral en que se desempeñó como vicario.
Respecto al caso, Milenio recuerda que Gorostieta López fue interceptado por un comando armado la noche del 21 de diciembre en la cabecera municipal de Ciudad Altamirano, considerada como el centro político de la Tierra Caliente de Guerrero.
Los captores nunca se comunicaron para solicitar el pago de un rescate, pese a que la Diócesis de Altamirano realizó una marcha encabezada por eclesiásticos para implorar que se le liberara con vida.
El cuerpo de Gorostieta López fue encontrado este jueves 25 de diciembre en la parte de atrás de la cabeza tallada en roca del general Lázaro Cárdenas, en las inmediaciones de la colonia Benito Juárez de Tlapehuala… con un balazo en la cabeza.
Bajo este panorama, la Fiscalía General del Estado (FGE) inició la averiguación previa por el delito de homicidio, ello luego de que, desde el mediodía, el titular de la dependencia, Miguel Ángel Godínez Muñoz, se reuniese con familiares del religioso, “con quienes asumió el compromiso de brindar certidumbre y confianza en el proceso y las investigaciones para detener a los autores del crimen, y para aplicar todo el peso de la ley en contra de los responsables del lamentable hecho”.
Leer más en El Universal y Milenio