Vencer al virus sin destrozar la economía

En estos tiempos donde todos son infectólogos, epidemiólogos, inmunólogos especialistas en pandemias, debemos de ignorarlos. La única fuente de información que la población debe de seguir es la oficial que proporciona el gobierno federal todos los días.

Son tiempos donde los políticos, pseudo líderes, pseudo dirigentes, llegan a la  imprudencia total: exhiben su miseria y su protagonismo en cada palabra que dicen, evidencian su intento de sacar provecho de la epidemia.

En nuestro país, la miserabilidad de la derecha carroñera no tiene limites, inventan datos falsos, noticias falsas, gritan, se enojan, buscan que el país colapse en todo, les vale el ciudadano, lo que ellos quieren es ver fracasar a AMLO a como dé lugar ¿Qué le molesta a la carroña?

-Que el gobierno federal no aplique millones de pruebas diarias sin ton ni son.

-Que declare zona de desastre y entregue dinero a los gobiernos de los estados.

-Que ordene el cierre de fábricas, empresas, centros de trabajo.

-En general, que evite que se genere el caos.

¿Qué sigue después de la epidemia? Una posible crisis de alto impacto, una pretendida desestabilización a todo el orden institucional.

La derecha carroñera está ya en su siguiente plan, ¡¡¡¡¡Inducir el saqueo a las tiendas departamentales y de autoservicio!!!!!

Su actitud piromaníaca de ver todo en llamas no prosperará, su tormenta perfecta no se está configurando.

Las acciones del gobierno de la República son oportunas:

La ventaja de estar tomando con serenidad las fases de la epidemia, no provocar pánico para que siga funcionado la economía, informar a la población todos los días con medidas de prevención.

El gran reto es salir pronto de esta epidemia con un daño económico controlable, evitando el desempleo, la recesión económica y la desesperación en los bolsillos de los ciudadanos. Confiamos que esto termine bien, que se le gane al virus sin destrozar la economía, ya vencimos al PRIANRD VIRUS, vamos a vencer el CORONAVIRUS.

Reelección:

Se despertó una gran polémica con la aprobación en la Cámara de Diputados sobre la reglamentación  de  la reelección. Es cierto que no es una reforma de la 4T,  pero sí debieron realizar un mayor análisis y ponderar, en su caso, derogarla.

En  2014  cuando se dio la reforma electoral, se estableció la reelección aplicable a partir de la elección de 2018 para diputados federales y senadores. En los estados fue de acuerdo a su Constitución local, de esa reforma electoral establecieron que el espíritu de la ley era buscar crear un tipo de “servicio profesional parlamentario”.

Durante la elección de 2018, varios partidos realizaron “consultas” a los OPLES  y al INE sobre dudas con la reelección; lo que ocurrió fue que la autoridad electoral  estableciera criterios diferenciados para asuntos similares. Ahora, lo que los diputados realizaron fue darle reglas claras aplicables a la reelección.

El tema que causa mucho ruido es el de que puedan competir los legisladores en la siguiente inmediata elección sin renunciar a su cargo, lo que podría contraponerse a la EQUIDAD EN LA CONTIENDA, uno de los principios rectores de la democracia. Si la reforma pasa en el  Senado, los actuales diputados y senadores de la 4T deberían corregir esta situación por un principio de moral republicana, y evitar que nuestra incipiente democracia, se vea afectada, en la perpetuación del poder por el poder. 

Es cuanto.