¿Qué hacer para defender a la 4T?

Constantemente se confunde de manera incorrecta que el destino de la 4T depende del  éxito electoral de un partido político, cosa más falsa. El actual presidente logró un apoyo masivo de todos los lopezobradoristas del país con más de 30 millones de votos, muy superior a cualquier padrón partidista. El actual presidente es el  más legítimo de los últimos cinco sexenios, por el nivel de votos y el porcentaje logrado en las urnas.

Estamos ante un proyecto de nación, ante una visión de país, de la cual podemos decir que “es un plan que refleja la perspectiva del futuro, un conjunto de esfuerzos que implica la mejora de una colectividad, unidad por el concepto de nación que involucra al gobierno y a la sociedad  civil”.

¿Por qué lo odia tanto la oposición? Por su  honestidad vista como una virtud, entre otras cosas. Quienes lo acompañan en el ejercicio de gobierno, los que son emanados de partidos que lo llevaron al triunfo, ellos son de otro talante. Cada uno de ellos debe asumirse en lo individual lo que es y su nivel de honestidad.

Aquí hemos dicho que la oposición carroñera está decidida  en confrontar a la 4T todos los días. Su posición es clara: están más interesados en condenar que entender lo que realiza el gobierno federal.

Algunos gobernadores, presidentes municipales, líderes de cámaras empresariales, panistas, priístas, emecistas, perredistas, medios de comunicación y periodistas, cuestionan, critican, señalan y condenan desde el púlpito de la mentira y la sinrazón. Son todólogos, se ponen diferentes batas por día, que los hacen experto en todo. Fabrican y distribuyen mentiras un día sí y otro también. Les interesa crear pánico social sin razonar.

Todo es criticado con o sin conocimiento del tema. Se busca crear una atmosfera de caos. Se comportan como si AMLO recibió del PRI Y PAN un país de primer mundo en crecimiento y sin ningún problema  de desempleo, inseguridad, salud, educación, durante sexenios destrozaron el sistema de salud, buscando privatizar todo lo que se pudiera. Más cinismo, imposible.

En uno de sus últimos arranques de confrontación, han escurrido la idea de revisar y hasta romper el federalismo, argumentan inequidad en  las contribuciones fiscales como entidades federativas. Muchos miembros de esta oposición carroñera han establecido ya la idea de un golpe de Estado, palabras mayores para una democracia incipiente, débil, frágil, corrupta, alcanzando a algunos de los que imparten justicia electoral.

Comités de apoyo a la 4T

Ante ello AMLO ha respondido con una eficaz propuesta para serenar los ánimos golpistas: adelantar el “referéndum revocatorio”. Para calmar los ánimos y prisas de toda esta oposición por terminar el gobierno de la 4T, propone que sea en el año 21 en lugar del  22. La oposición en sus contradicciones establece en sus encuestas que AMLO ha perdido más de 15 por ciento de aprobación en tres meses y su negativa para no adelantar el referéndum establece lo contrario.

¿Quién entiende a la oposición? No se pone de acuerdo. ¿Está fuerte o débil? La contradicción es parte de su naturaleza.

El gobierno construye escenarios en las fases de la contingencia que se van cumpliendo, informa a diario una hora todos los días sin descanso, está reconstruyendo hospitales inconclusos de administraciones pasadas, los está dotando de material e instrumentos en la medida de las posibilidades económicas y de la existencia de los mismos en los mercados internaciones, ha contratado personal médico de apoyo. Sin embargo, todos los días recibe una embestida despiadada de fake news.

Y aún falta la segunda parte de esta contingencia, la de la “recuperación económica”. Implementar la generación de empleo, echar andar obras de gran envergadura que reactiven la economía regional, apoyos a la Pymes con créditos blandos, seguir con los programas sociales y hasta explorar apoyos fiscales a personas físicas y morales.

A la derecha le urge el crecimiento de números de muertos por el Covid 19, necesita su campaña permanente contra el presidente. México es el único país del planeta donde la oposición política culpa a su gobierno de la  pandemia.

Ante este escenario, ¿qué hacer como lopezobradorista?

Está claro que el principal partido que llevó a la presidencia a AMLO está desarticulado e inmovilizado por sus contradicciones internas, por sus liderazgos mediocres y superficiales. No atinan a entender, casi igual que la oposición, lo que está pasando en el actual escenario y contexto social, nacional y mundial.

Toca organizar la defensa de la 4T desde y con el ciudadano, sin importar militancia partidista. Toca crear los comités ciudadanos en defensa de la 4T entre todos los lopezobradoristas del país. Toca, pues, ser el primer frente en esta batalla política e ideológica que se recrudecerá bestialmente una vez concluida la contingencia sanitaria y entremos en el periodo electoral, que ya está a cinco meses de iniciar.

Es cuanto.