ACAPULCO, Gro., 22 de agosto de 2016.- Más de 200 alumnos de la escuela primaria Juan Escutia, ubicada en la colonia Tierra y Libertad del puerto, no volvieron a clases este lunes debido a que su plantel, con las aulas destruidas, prácticamente no existe.

Hace tres años, el edificio de ocho salones se vio severamente afectado por el azote del huracán Ingrid y la tormenta Manuel. Pero a pesar de que las paredes de las aulas se cuartearon, los 18 maestros continuaron dando clases porque un salón partido era mejor que estar bajo el rayo del sol.

El director de la escuela primaria, José Francisco Solís, relató a Quadratín Guerrero que se realizaron las gestiones necesarias para pedir a las autoridades que les reconstruyan el edificio y en julio de 2015, el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) mandó una constructora a demoler la escuela.

“Esta situación desolada eran las aulas que teníamos y la constructora por el Inifed, mandaron a destruirlas y es lo único que nos entregaron y nos han dejado”, dijo mientras señaló una porción de terreno pavimentado, que comienza a ser reclamado por la vegetación.

“En este año escolar que pasó hicimos las gestiones para poder lograr que nos construyeran la escuela”, continuó el director, “vinieron todas las autoridades federales, municipales, estatales, y nada mas vinieron a hacer la visita de protocolo porque en realidad no nos han hecho nada”.

Solís informó que ingenieros  de la Secretaría de Obras Públicas acudieron a la escuela y realizaron levantamientos topográficos y calcularon el presupuesto necesario para reconstruir el plantel, así como el asesor del gobernador Héctor Astudillo, César Flores Maldonado.

“Pero únicamente quedó en nada porque tiene el presupuesto de 3 millones 400 mil pesos pero no está autorizado por el gobernador”, se quejó.

“Estamos molestos y a partir de hoy nosotros no vamos a dar clases hasta que tengamos la presencia de las autoridades que nos digan que ya van a  construir la escuela, porque tenemos tres años así, tres años sin escuela, los padres están inconformes, estamos en el sol… no es la calidad que pregona el gobierno federal”.

José Francisco Solís indicó que los padres de familia están de acuerdo con que no se impartan clases y aunque no especificó, anunció que el jueves saldrán a protestar “a la calle, al Ayuntamiento” ya que “aquí ya no podemos estar… es una zona muy peligrosa, las butacas se las están robando”, finalizó.

Por su parte, la presidenta del comité de padres de familia y participación ciudadana, María Isabel Morales Ruiz manifestó que solían ser más niños en la escuela primaria Juan Escutia, pero debido al estado del plantel “se fueron a otra escuela”.

“¿Nosotros por qué seguimos aquí? Nosotros construimos esta escuela, prácticamente es de nosotros”, dijo.