ACAPULCO, Gro., 16 de febrero de 2020.- El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que los enfrentamientos ocurridos la semana pasada en Zirándaro “es un tema en el que hay que estar muy pendiente”, pues los embates son no solamente dentro de Guerrero, “sino también en Michoacán para con Guerrero”.

En declaraciones a reporteros luego de que inauguró la calle que conecta Puerto Marqués con la zona de restaurantes El Pueblito de Revolcadero, cuya inversión fue de 20 millones de pesos, el mandatario sostuvo que evitar afectaciones en dichas confrontaciones es prioridad de su gobierno.

Asimismo Astudillo Flores aseguró que existe un perímetro de seguridad en los límites de Guerrero y Michoacán, y lamentó que “el conflicto entre dos grupos que están fuera de la ley es muy frecuente”.

Po otra parte, tras la reunión que sostuvo la semana pasada con el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, a quien le planteó retirar la alerta de viaje hacia las ciudades turísticas del estado, el gobernador dijo que es un asunto que “está avanzando” y lo calificó como un diplomático “pro México”.

“Le presenté yo un estudio de cómo han bajado las cifras (de homicidios dolosos), sobre todo en Acapulco, pues hoy tenemos casi un 60 por ciento debajo del índice delictivo. Seguimos teniendo problemas, hay un problema muy serio con la extorsión en el país, en la última reunión que tuvimos los gobernadores del país con el gabinete de seguridad, el problema fundamental fue la extorsión y no sólo de Guerrero sino de todo el país”, detalló.

Añadió que invitó a Christopher Landau a visitar los destinos turísticos de Guerrero, aunque explicó que afinarán fechas con el embajador.

En otro asunto, indicó que se buscará sanear la laguna Negra de Puerto Marqués, pues las descargas de aguas residuales tanto de habitantes de ese poblado como de desarrollos habitacionales en Punta Diamante, desembocan en esa zona. “Es otra parte que hay que observarla”, expresó.