MÉXICO, DF, 3 de diciembre de 2014.- Más de 500 elementos de la Gendarmería partieron de la ciudad de México con rumbo al puerto de Acapulco con el fin de reforzar la seguridad en la ciudad turística y en todo Guerrero.

El estado se encuentra convulsionado por la violencia y las protestas que ésta ha generado, particularmente la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 de septiembre en Iguala.

El martes el presidente Enrique Peña nieto canceló una gira por Guerrero.