CHILPANCINGO, Gro., 23 de octubre de 2018.- Un grupo de 15 ex policías estatales, que fueron cesados en mayo del año pasado, tomó por media hora las casetas de cobro de la Autopista del Sol en la capital para pedir cooperación y poder seguir con su exigencia de reincorporación a la Secretaría de Seguridad Pública o que les otorguen su liquidación.

A las 9:00 horas de este martes, los ex agentes se dieron cita en la caseta de la comunidad Palo Blanco, donde dieron paso libre a los automovilistas luego de solicitarles una cooperación voluntaria.

La protesta terminó cuando al lugar arribaron policías federales y dialogaron con los manifestantes.

El 29 de mayo de 2017, unos 600 efectivos estatales de la región Centro pararon labores y protestaron en el cuartel de Chilpancingo para exigir al gobernador Héctor Astudillo Flores y al entonces secretario de Seguridad Pública Pedro Almazán Cervantes, un aumento salarial, una jornada laboral de tres días de descanso por tres de trabajo y un bono de riesgo de 12 mil pesos, ante la ola de violencia e inseguridad.

Días después, la SSP dio de baja definitiva de la corporación a 176 policías que incurrieron en conducta violatoria de ley, de los cuales hasta la fecha sólo 54 han aceptado su liquidación.

En agosto de 2018 el juzgado séptimo federal con sede en la capital falló a favor de los ex efectivos y ordenó al gobierno estatal pagar salarios a los 120 agentes que fueron cesados, pero de esta orden no hay avances.

La semana pasada los ex estatales cerraron los accesos del Congreso local para exigir una reunión con diputados, a quienes solicitan su intervención.