CIUDAD DE MÉXICO, 22 de julio de 2020. — El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, no coincide con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador sobre la atracción de la Secretaría de Marina (Semar) de los puertos y aduanas.

“Sobre la administración de las aduanas y los puertos, es claro que el secretario de Comunicaciones que es un hombre con criterio no está de acuerdo con que la Secretaría de Marina se haga cargo de las aduanas y los recintos aeroportuarios, yo soy de la idea en que le tenemos que confiar a la Marina la protección porque hay contrabando, hay corrupción, hay introducción de droga y se requieren”, dijo.

En la conferencia matutina de este miércoles en el Palacio Nacional, luego de confirmar que este jueves sostendrá un encuentro con Jiménez Espriú, por su posible renuncia, insistió en que es algo que se va a solucionar.

“Se requiere que tenga autoridad, que la Semar regrese a los litorales a cuidar los puertos pero hay esta discrepancia pero se va a resolver de una u otra forma”, concretó.

“No es nada extraño que tengamos diferencias con el sector empresarial, pero lo importante es que podamos conciliar, dialogar y a pesar de las diferencias podamos salir adelante pensando en el interés general, de todo México”, apuntó.

Otra de las diferencias que salieron a relucir en la mañanera en el Salón Tesorería, es el decreto del gobernador emanado de Morena de Baja California, Jaime Bonilla Valdez.

“Es nuestro amigo el gobernador, viene con nosotros en la lucha, lo estimamos mucho, pero hablábamos de la democracia que no hay uniformidad, hay discrepancias, se tiene que garantizar el derecho a disentir, hay pluralidad, y tenemos que acostumbrarnos a eso, solo en la dictadura no se puede discrepar, se protesta con los dientes apretados, no se puede hablar, eso son las dictaduras, en la democracia no, hay libertades, lo que está en rango supremo es la libertad”, apuntó.

Indicó que en ese caso no coincidió con el mandatario porque no se puede imponer un decreto de un gobierno estatal para cancelar una facultad del federal.

Además, López Obrador reprochó, ante Ricardo Monreal Ávila y Mario Delgado, presidentes de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores y de Diputados, respectivamente, que fueron invitados a la conferencia, que se haya dado prioridad sólo al proceso de consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), y no a las iniciativas para desaparecer los fideicomisos y comprar medicinas en el extranjero.

Aquí la nota.