ACAPULCO, Gro., 7 de marzo de 2019.- El director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), Leonel Galindo González, reclamó que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) rompió un acuerdo verbal con el que han estado cumpliendo, luego de que este miércoles cortaran el servicio eléctrico en captaciones de la dependencia.

En En conferencia de prensa, criticó que a través de su cuenta personal de Twitter, el jefe de Comunicación de la División Centro-Sur de la CFE, Raúl Gómez Cárdenas, haya dicho que la empresa está en la mejor disposición de llegar a un acuerdo, porque ya existía un trato y “dice una verdad a medias”.

“El acuerdo verbal lo estamos cumpliendo (un pago diario), no tenemos una cantidad porque estamos esperando que entren recursos al organismo a través de toda la comunidad acapulqueña”, dijo, y reconoció que la actual administración presenta un atraso de pago de enero a la fecha de 70 millones de pesos.

Galindo González denunció que no hay dinero en el organismo por el desfalco financiero de administraciones pasadas, e indicó que en revisiones de la Auditoría Superior del Estado y de la Contraloría del Municipio han encontrado que desde 2016 hay gastos sin comprobar por 64.5 millones de pesos; en 2017, 152.2 millones; en 2018, 154.3 millones, más 78.5 millones de pesos de facturación ilegal, lo que suma un total de 449.5 millones de pesos.

Por lo anterior exhortó a la Auditoría Superior del Estado a que abra una carpeta de investigación contra quien resulte responsable.

También apuntó que en la colonia Icacos, donde se construye una obra para eliminar descargas de aguas residuales a la bahía, se localizaron líneas de la CFE sin señalamientos.

“Encontramos un paquete de tres líneas las cuales afectamos y ellos nos obligaron a realizar los trabajos de reparación (…) Aproximadamente hay 20 líneas sin ningún tipo de señalamiento preventivo para evitar que se excave en esa zona, esto es un peligro latente para todos”, aseveró.

Leonel Galindo exhortó a la CFE a recapacitar para que “los dejen de extorsionar”, pues unos 600 mil habitantes en Acapulco se quedaron sin agua, debido al corte del servicio eléctrico.