CHILPANCINGO, Gro., 16 de junio de 2021.- Familiares de Julio César Coctecón Rendón, integrante de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de Tixtla, quien fue levantado y asesinado, demandaron a las autoridades protección para la familia y que el homicidio no quede impune.

Su hermana Leticia pidió al gobierno estatal que se llegue hasta el fondo de las investigaciones y que se esclarezca el homicidio de su hermano y aseguró que la familia no se mete con nadie y que son de bajos recursos.

“Tenemos ese temor que nos hagan algo”, comentó la hermana.

Por otra parte, Adelfa, esposa de la víctima relató los hechos. Al mediodía del 15 de junio, ella y su esposo se encontraban almorzando en un paraje ubicado en la salida del poblado de Acatempa, en el que Julio César preparaba el terreno para sembrar.

En el almuerzo, llegaron dos personas preguntando por él, quienes lo esposaron al mismo tiempo que lo golpeaban. Después de someterlo, llegaron cuatro hombres más quienes se lo llevaron por una brecha con rumbo hacia la barranca de Tepozcotitlán.

Horas más tarde, alrededor de las 17:00 horas, se reportó el hallazgo de un cuerpo desmembrado en un domicilio del barrio del Fortín, en Tixtla. Los restos correspondían a Coctecón Rendón y fueron dejados a unos metros del domicilio de Gonzalo Molina, uno de los líderes de la Policía Comunitaria.

Julio Cesar había permanecido preso en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chilpancingo, acusado de privación de la libertad; y tras permanecer preso aproximadamente cinco años, fue puesto en libertad el pasado 15 de enero de 2021.

Un mes después, el 24 de febrero, los pobladores de Acatempa lo eligieron a mano alzada como el comisario.

La familia de la víctima informó que hasta el momento no habían recibido apoyos del gobierno estatal y únicamente el municipio apoyó con algunos de los gastos funerarios.