CHILPANCINGO, Gro., 9 de junio de 2016.- Aproximadamente 25  vendedores ambulantes protestaron afuera de la sede de la diócesis Chilpancingo-Chilapa en la calle Abasolo, ya que acusaron que el párroco Sotero Sánchez Tizapa del barrio El Santuario de Tixtla los corrió y les quitó unos puestos ambulantes, además de despedir al sacristán, Jesús Navarrete.

Los protestantes manifestaron que incluyo ya existen denuncias en contra del párroco por amenazas de muerte en contra de Jesús Navarrete, a quien según ellos, lo amenazó con una pistola en días pasado, algo que ya se aclara en el Ministerio Público donde también existe una denuncia contra el párroco por daño moral.

El grupo de personas exigió al obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza a que remueva a Sotero Sánchez por desvío de recursos de la iglesia y también porque los corrió a pesar de que se dedican a vender productos religiosos a favor de El Santuario.

Los manifestantes cerraron la calle aledaña de la iglesia Santa María de la Asunción y se marcharon después de que el párroco les indicó que se reunirían posteriormente para seguir tratando el caso.

feligresesprotesta2