IGUALA, Gro., 27 de agosto 2020.- A un mes de cumplirse seis años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sus compañeros exigieron al gobierno federal solución y que no haya cortinas de humo.  

Unos 50 estudiantes de la escuela normal rural Isidro Burgos y algunas madres de los desaparecidos el pasado 27 de septiembre de 2014 colocaron ofrendas florales en las estelas donde fueron asesinados los estudiantes Julio César Mondragón Fontes, en la Ciudad Industrial, así como en la estela donde fallecieron Daniel Solís Gallardo y Julio Cesar Ramírez Nava.

El 26 y 27 de septiembre de 2014, mientras se llevaba a cabo el Informe de la presidenta del DIF Iguala, María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del entonces alcalde José Luis Abarca Velázquez, estudiantes de la normal de Ayotzinapa fueron agredidos por policías municipales y por civiles armados, a quienes se les ha relacionado con el grupo delictivo Guerreros Unidos.

En la madrugada del 27 de ese mes, 43 estudiantes fueron desaparecidos y hasta la fecha no hay claridad de lo sucedido.

Este jueves, los estudiantes y algunos padres de familia de los desaparecidos demandaron del gobierno federal el esclarecimiento del caso, así como la presentación con vida de sus compañeros e hijos. Señalaron que ya están cansados de simulaciones y de cortinas de humo en este caso.

También se expresaron en contra de la posibilidad de que el ex alcalde José Luis Abarca Velázquez obtenga un amparo que le permita lograr  su libertad.

Abarca Velázquez no sólo enfrenta el caso de los 43 normalistas desaparecidos, sino también el del dirigente de la Unión Campesina Emiliano Zapata (UCEZ) y de la Unidad Popular (UP), Arturo Hernández Cardona.