CHILPANCINGO, Gro., 15 de enero de 2019.- Trabajadores de la Secretaría de Salud estatal, entre ellos médicos y enfermeros, exigieron al secretario Carlos de la Peña Pintos dar respuesta a sus demandas que arrastran desde hace más de tres años, la principal, reforzar la seguridad en hospitales y centros de salud para que no sean vulnerables ante la delincuencia.

Este martes en la explanada de las oficinas centrales de la Secretaría de Salud en Chilpancingo, unos 50 trabajadores encabezados por el médico Hilario Zúñiga y Erika Salgado dictaminadora médica de la Secretaría de Salud, denunciaron que en partes de las regiones Acapulco, Centro y Tierra Caliente los empleados se sienten vulnerables, por lo cual se pidieron que el gobierno del estado diseñe estrategias de seguridad.

También demandaron el pago de laudos labores que ganaron distintos trabajadores, ya que el área jurídica de la Secretaría de Salud no ha dado respuesta. Erika Salgado sostuvo que lo más urgente, es la reinstalación de cuatro médicos del Hospital General Donato G. Alarcón, ubicado en la colonia Renacimiento de Acapulco.

Solicitaron una aclaración pública de los adeudos que la Secretaría de Salud mantiene con el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado desde 2012, lo que ha provocado que los trabajadores no puedan obtener prestaciones.

Acusaron a la dirigente del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) Beatriz Vélez Núñez de hostigar laboralmente a los trabajadores, específicamente de incidir en la retención del pago de bonos y a aguinaldos, “casualmente a compañeros que participaron en pasada contienda electoral y que no fueron afines a la dirigente sindical”, quien contendió por el PRI para la alcaldía de Chilpancingo.