ACAPULCO, Gro., 5 de enero de 2020.- El coordinador de la organización de transportistas Un Nuevo Horizonte para Guerrero, Rogelio Hernández Cruz exigió al gobierno municipal que encabeza la alcaldesa Adela Román Ocampo asumir su responsabilidad en la prevención del delito.

El dirigente informó en declaraciones que la Policía Estatal tomó el control de la seguridad en el área de la colonia Las Cruces, luego del ataque al sitio de taxis número dos Acapulco-Cuajinicuilapa, donde resultaron heridos tres trabajadores del volante.

Denunció que la delincuencia contra los transportistas es constante, sobre todo los fines de año, pues piden hasta 50 mil pesos por sitio, aguinaldo y otros cobros a 18 sitios de taxis que van del puerto de Acapulco a la Costa Chica.

Mencionó que son aproximadamente siete grupos de la delincuencia organizada que “se disputan el cobro de cuota” a unos mil 200 transportistas que trabajan en esa región de Guerrero.