CHILPANCINGO, Gro., 8 de junio de 2016.- El delegado Federal de Trabajo y Previsión Social Fermín Gerardo Alvarado Arroyo dijo que es una falsa ilusión cuando padres de familia sacan de la escuela a sus hijos y los mandan trabajar con el fin de que sus hogares obtengan un mayor ingreso económico.

Después de la sesión de la Comisión Intersecretarial de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, en el cual también participó el secretario del Trabajo y Previsión Social en la entidad, Óscar Rangel Miravete, y representantes de funcionarios de gobierno, Alvarado Arroyo dijo que próximamente comenzarán acciones para disminuir la cifra de más de 139 mil niños y niñas guerrerenses que trabajan en las calles y dejan de estudiar por esta causa.

Por su parte, Rangel Miravete, sin dar cifras, informó que Acapulco es la ciudad con más niños y niñas que trabajan en semáforos o piden limosna en las calles y que esto se debe a las familias indígenas que acuden al puerto para emplearse del turismo.

Calificó como grave que de más de 1 millón de niños que habitan en Guerrero, 139 mil ronden avenidas, semáforos y otros lugares para buscar un sustento, lo que representa el 14 por ciento de la población infantil.

Además mencionó tener la sospecha fundada de que estos menores podrían ser explotados sexualmente, algo que ya está revisando en conjunto con la Fiscalía General del Estado.

Por último, los funcionarios anunciaron la realización de foros para tomar medidas para acabar con el trabajo infantil, también como parte de la conmemoración del Día de la erradicación y trabajo infantil que se celebra el 12 de junio.