ACAPULCO, Gro., 22 de abril de 2020.- El dirigente de la organización transportista Un Nuevo Horizonte para Guerrero, Rogelio Hernández Cruz denunció que las amenazas de extorsión no cesan en contra del gremio, a pesar de la crisis económica que viven por el coronavirus.

“Es un asunto también económico lo que está pasando, el famoso cobro de cuota, y es lamentable que esté pasando. Aquí, agradecemos al estado que tienen una seguridad de manera permanente en Las Cruces y nos hace sentir seguros, sin embargo las amenazas no cesan en contra de los transportistas”, señaló.

Esto, luego de que la tarde-noche de este martes, un camión urbano, azul con blanco, de la ruta Coloso-Centro, fue incendiado en el fraccionamiento Hornos de Acapulco, atrás de la tienda Soriana, ubicada justo a una cuadra de la avenida Costera Miguel Alemán.

En entrevista en los sitios de taxis de la colonia Las Cruces, Hernández Cruz dijo también que debido a la pandemia, ha disminuido un 70 por ciento la afluencia de pasajeros en las diferentes rutas, sobre todo en la región Costa Chica, ya que algunos municipios han cerrado, y otros más restringieron el horario en que pueden estar en las calles.

“Ahorita nuestros compañeros salen con tres personas en sus viajes, además de que en cada ruta están trabajando unos 10 vehículos, cuando normalmente son entre 40 o 50 taxis”, explicó y dijo que esperan ser incluidos en los programas de apoyo económico por parte del gobierno federal.

“Estamos buscando la manera de entrar al famoso programa de crédito para las microempresas, estamos tratando de que el gobierno federal nos tome en cuenta a nosotros como microempresarios. Estamos haciendo las solicitudes y estamos reuniendo requisitos y sobre todo que los compañeros estén dados de alta en el SAT”, abundó.

En el caso del gobierno del estado, sostuvo que los ha apoyado con cubrebocas, los cuales, afirmó, ha entregado a más de dos mil conductores, así como mil 800 despensas, en los diferentes sitios.